Escudo de la República de Colombia

Los juicios expertos tienden al sesgo en decisiones ambientales

Uno de los requisitos para llevar a cabo megaproyectos con impacto ambiental es contar con el juicio de expertos para determinar la viabilidad de una gran obra. Sin embargo, según lo refleja un estudio del Doctorado de Ingeniería – Industria y Organizaciones, dirigido por el profesor Álvaro Zerda de la Facultad de Ciencias Económicas UN, las decisiones se están tomando a partir de muy pocos juicios expertos, con evidente sesgo y sin mayores consideraciones reales al daño ecológico.

Rodolfo García Sierra*
Doctor en Ingeniería – Industria y Organizaciones
Magíster en Ciencias Económicas de la Facultad de Ciencias Económicas
Universidad Nacional de Colombia

La sociedad ha considerado que la formación de expertos es un factor indispensable en la construcción de políticas públicas; de hecho, son considerados por varias doctrinas de gestión como esenciales en cualquier decisión de largo plazo. Su contribución, sin embargo, también ha sido cuestionada desde varias escuelas; por eso, un estudio adelantado en el Doctorado de Ingeniería – Industria y Organizaciones de la Universidad Nacional de Colombia brinda evidencia en contra de la adopción de los juicios expertos, al menos en condiciones de incertidumbre.

El estudio abordó esta cuestión en el campo de las decisiones ambientales dentro de las grandes organizaciones responsables de la totalidad de los inmensos proyectos hidroeléctricos del país (mayores de 400 megavatios) en el período 2010 – 2020. En este se explora cómo este tipo de decisiones son tomadas por equipos tremendamente reducidos (máximo 1 o 2 personas) y comprometen a las compañías respecto a temas tan críticos como son la resolución de peticiones asociadas a procesos de licenciamiento ambiental.

La tesis doctoral, llamada Toma de decisiones por grandes organizaciones en condiciones de Incertidumbre: Estudio de las grandes hidroeléctricas en Colombia 2010-2020, encuentra que los juicios expertos no solo son determinantes en estas decisiones sino que sus sesgos no son corregidos al interior de las organizaciones que promueven estos megaproyectos. Esto implica que los dictámenes ambientales terminan manteniendo los sesgos propios de los individuos, aun cuando las decisiones organizacionales debieran ser razonamientos colectivos.

El impacto de estos hallazgos resulta claro, debido a que brinda una explicación plausible de la conflictividad entre los intereses de las compañías promotoras de megaproyectos y la sociedad que, debido a los sesgos del juicio experto, son afectadas de forma más adversa respecto a lo previsto por las organizaciones promotoras.

Otras conclusiones del estudio apuntan a la necesidad de incorporar cambios en los marcos organizativos de las compañías para facilitar la toma de decisiones más equilibradas entre los juicios expertos y la realidad externa de dichas compañías. También, introducir ajustes en el marco normativo y promover la realización de un censo ambiental nacional para proteger los intereses colectivos ante la predisposición a los juicios expertos sesgados, al momento de evaluar impactos ambientales de largo plazo, donde las decisiones se toman en condiciones de incertidumbre permanente.

La investigación contempla mejoras para organizaciones donde se trabaja con estructuras proyectizadas, como son las empresas de ingeniería, donde los juicios expertos son el camino elegido para “eliminar” la incertidumbre de sus decisiones en las etapas iniciales de evaluación ambiental y, posteriormente, simplificar los análisis a un marco “conocido”, por medio del cual es posible modelar el futuro de forma determinística.

En Colombia, los expertos desestiman la información pública y prefieren la información primaria sobre la secundaria, lo que desencadena una serie de sesgos en la formación de juicios sobre el “capital natural” preexistente; además, favorece el sub-registro de nuevos hallazgos ante la necesidad de coherencia con la información primaria obtenida, en su esfuerzo por explorar la alternativa más conocida por el experto.

Los resultados de la tesis doctoral conducen a poner en duda los beneficios del juicio experto en decisiones bajo condiciones de incertidumbre, y a exigir esfuerzos públicos para delinear claramente cuándo un experto se apoya en la formación de alternativas acertadas y cuándo su contribución resulta ser imprecisa; más grave aún, legitimar decisiones inadecuadas en el contexto de los megaproyectos de ingeniería que se construyen en el país.

Por último, en el documento se reafirma los riesgos de concentrar en pocos expertos la definición de la construcción de megaproyectos en Colombia, pues ante la escasez de peritos disponibles no es posible una contrastación efectiva de las decisiones con otros en el mismo campo; este factor es de por sí evidente en cualquier investigación específica de los impactos ambientales de largo plazo.

* Estudio doctoral conducido por Alvaro Zerda Sarmiento (director) y Rodolfo García Sierra (Doctorado de Ingeniería – Industria y Organizaciones UN)