Escudo de la República de Colombia

Desde una pequeña plaza de Bogotá se distribuye la mayoría del pescado fresco que se consume en el país

Encuestadores del CID de la Universidad Nacional encontraron que desde la plaza de mercado Las Flores, localidad de Kennedy, se distribuye cerca del 70% del pescado que se comercializa en Colombia.

Bogotá, 28 de agosto de 2017.- Son las 3:00 de la mañana de un día frío de agosto. A pesar de que la temperatura no supera los siete grados centígrados, los pasillos de la plaza de mercado Las Flores están abarrotados de compradores de todo tipo de alimentos. Pero a esa hora el mayor movimiento está en el costado norte, en la zona de locales de venta de pescado donde la temperatura, incluso es menor.

A la pequeña plaza, ubicada en la localidad de Kennedy, suroccidente de la capital, diariamente llegan entre 150 y 180 toneladas de mojarra, bocachico, bagre, cachama, nicuro, trucha, camarón, entre otros. Además de pescado importado que también se vende en este lugar.

Las cifras muestran no solo el volumen de mercancía que se maneja, también dan cuenta de que Bogotá, sin ríos o mares cerca, se convirtió en la principal terminal pesquera del país.

Los comerciantes no solo aprovechan la ventaja para vender sus productos a una población que sobrepasó los ocho millones de habitantes, también aprovechan la ubicación geográfica de la ciudad que, a pesar de estar enclavada a 2.600 metros de altura, se encuentra en todo el centro del país.

El pescado llega a esta plaza desde zonas tan apartadas como Leticia (Amazonas). También proviene de cultivos en granjas piscícolas en la zona de la Orinoquía o el departamento del Huila, o municipios ribereños al río Magdalena, lugares que están a menos de ocho horas por carretera. Esta característica le permite a Bogotá contar con producto fresco todo el año.

“El pescado que fue capturado el día de ayer, hoy ya está en la plaza de Las Flores y eso nos da un plus”, dice Miguel Ángel Forero Sánchez, representante de los comerciantes, quien arrancó como apuntador y hoy tiene una de las comercializadoras más grandes de pescado en esta plaza.

vendedor-de-pescado
Miguel Ángel Forero Sánchez (foto) es uno de los mayores comerciantes de pescado en la capital del país.

 

La mojarra es el pescado que más se comercializa en esta plaza, equivale al 60 % del total de las ventas. “Les vendemos a todos, a quien tenga una pesquera, comercializadora, restaurantes o incluso a las amas de casa”, cuenta Forero.

Quienes viven de la venta del pescado saben que este es un negocio que tiene grandes riesgos, principalmente porque se trata de un producto perecedero. Pero también es cierto que el negocio del pescado es próspero, sobre todo en “semana santa” cuando las ventas se multiplican por diez.

El inicio

La historia de la plaza de mercado Las Flores no se puede contar sin la comercialización del pescado que le ha dado renombre, sin embargo, su inicio fue diferente ya que cuando se creó la plaza no existía la venta de este producto.

Hasta este lugar llegaron comerciantes provenientes de otros sitios de venta de alimentos en el centro de Bogotá y el negocio se popularizó cuando los comerciantes de este cárnico tuvieron que trasladarse desde la plaza de Paloquemao.

carne

Antonio Rodríguez (foto) es hijo de uno de los fundadores de la plaza.

 

“Ellos llegaron a un lote contiguo, pero luego se vinieron para aquí porque a nosotros nos sobraba un espacio amplio e hicimos la unión, luego llegaron los inversionistas”, cuenta Edgar Antonio Rodríguez, un comerciante de carne de res, e hijo de uno de los fundadores.

La estrategia en esta plaza es la venta por mayor para dar un precio más económico. En este lugar, la comercialización de carne de res, gallina y hoja para tamal también son negocios que mueven grandes sumas de dinero.

Hoy los comerciantes piden apoyo del Ministerio de Agricultura y del Distrito para mejorar las condiciones logísticas de la plaza en la que se creó un nicho de venta que superó las propias expectativas de los comerciantes.