Escudo de la República de Colombia

Así nació la “Zona L” o de las lechonerías en Bogotá

En la localidad de Rafael Uribe está ubicada la mayor aglomeración de venta de lechonas de Bogotá, los encuestadores del CID de la Universidad Nacional encontraron a Ezequiel Pachón, el primero en abrir un local de venta de esta comida rápida. 

Bogotá, 12 de septiembre de 2017.- En el sur de Bogotá existe una zona comercial en la que las vitrinas tienen un protagonista: cerdo relleno con una exquisita fórmula de origen tolimense. Estos establecimientos son custodiados por mujeres que reparten pequeñas porciones de carne a los transeúntes. Es el sitio de lechonerías o mejor conocido como la “Zona L”.

En calles aledañas a la Avenida Caracas con calle 28 sur, en el corazón de la localidad Rafael Uribe Uribe, los vecinos se acostumbraron a vivir con los aromas propios de la carne de cerdo cocinada a 300 grados centígrados, condimentada con sal y especias, pero cuya “fórmula secreta” se abstienen de revelar.

La lechona es un plato de arroz con carne de cerdo desmechada y arveja, acompañada de una arepa de maíz blanco y un trozo de chicharrón o piel de cerdo tostada, una fórmula que, por muchos años, ha podido acompañar matrimonios, bautizos, bazares y fiestas empresariales.

Uno de los pioneros de esta industria de alimentos en Bogotá es Ezequiel Pachón, un tolimense de 65 años, quien cuatro décadas atrás inició con un puesto de lechona en la calle 28 sur con Avenida Caracas y que con el paso del tiempo fue consolidando una gran empresa familiar que le permitido abrir punto de venta en otras zonas de la capital del país como el San Andresito de la 38 y Paloquemao.

En video: Ezequiel Pachón cuenta su historia con la lechona

El auge en la venta de este producto y el éxito de Ezequiel Pachón en los 80, hizo que sus vecinos, extrabajadores y familiares, entre ellos cuatro hermanos, decidieran montar sus propios negocios y hacerle competencia. Con lo cual se ha venido consolidando como una importante aglomeración de fábricas y puntos de venta de lechona.

El consumo de la lechona es alto. El propio Ezequiel Pachón dice que en diciembre, el mes de mayor venta, puede vender cerca de 1.200 lechones de todos los tamaños, es decir, unas 40 lechonas diarias. Para el pionero de la “Zona L” el crecimiento del número de locales no es un problema. “Uno diría que existe mucha competencia, pero lo que vemos es ese aumento de locales ha acentuado el comercio de la lechona”.

Esa misma percepción es compartida por Jairo Pacheco,  otro propietario de estos populares negocios en la “Zona L”, quien llegó allí 30 años atrás y que gracias a la venta de platos de esta comida rápida compró casa y amplió su fábrica. “Entre más competencia haya la gente más viene (…) aquí hay para todos”, reitera con un inconfundible acento tolimense.

Puede leer: Desde una pequeña plaza de Bogotá se distribuye la mayoría del pescado fresco que se consume en el país

Al iniciar el siglo XXI en la zona se contabilizaban cerca de 25 lechonerías, pero actualmente  la cifra llega a 65, según los datos encontrados por los profesionales del Centro de Investigaciones para el Desarrollo (CID) de la Universidad Nacional de Colombia que adelantan la Encuesta a Establecimientos Económicos Bogotá Región 2017 y que vienen recorriendo manzana a manzana, establecimiento por establecimiento toda las localidades de Bogotá.

Le puede interesar: Este es el “corrientazo” más barato de Bogotá

En Bogotá existen varios lugares conocidos como aglomeraciones, o sitios en los que los negocios de un mismo producto se multiplican debido al éxito de emprendedores como Ezequiel Pachón. Y aunque la venta de este plato típico del Tolima se registra en casi toda la ciudad, cuando de lechona se trata, el lugar indicado es la “Zona L” de la localidad de Rafael Uribe Uribe.

ES/SSO – ED/JSJ