Escudo de la República de Colombia

Mario: el hombre que conoce el 99 % de los barrios en Bogotá

Mario Sierra es tal vez una de las pocas personas que puede darse el lujo de decir que conoce Bogotá como la palma de su mano. Por su trabajo como encuestador, Mario ha recorrido a pie una a una las calles de una ciudad que no para de crecer.

Historia: Ana, la encuestadora más longeva de Bogotá

La historia de Mario en las encuestas inició pateando un balón en la cancha de microfútbol del barrio Villa Javier, centro oriente de Bogotá. Un domingo de diciembre de 1997 y en medio del sudor y el balón que corría le contó a un amigo que se había quedado sin trabajo. También lo estaba su esposa Mónica Serrato quien había sido madre seis meses antes.

“Si le gusta hacer encuestas ya tiene trabajo”, le dijo el amigo a Mario, él sin dudarlo dijo que sí. Su primera labor como recolector de información inició unos días después cuando se vio recogiendo información de la encuesta que realiza el Distrito a personas vulnerables, entre ellos, desplazados que viven en barrios marginales de la capital.

Puede leer:  Las milagrosas almojábanas de doña Miriam en Soacha

Ahí empezó lo que a la postre se convertiría en la profesión de su vida. “Había que estar en la calle en contacto con la gente, ahí aprendí a apreciar lo poco o mucho que hay en la casa”, cuenta Mario mientras se toma un tinto en una cafetería al aire libre en la plaza de Paloquemo.

Mario es uno de los coordinadores de la Encuesta a Establecimientos Económicos que adelanta el Centro de Investigaciones para el Desarrollo de la Universidad Nacional. En este proyecto tuvo que recorrer cinco de las 20 localidades de Bogotá, entre ellas, ciudad Bolívar de la que dice conocer en detalle.

Le puede interesar:  Universidad Nacional adelanta encuesta a empresarios en Bogotá y la región

De esos primeros años recuerda el día que tuvo que ir al barrio Israel, una zona deprimida de la localidad Ciudad Bolívar, al azar golpeó en una puerta. Desde adentro escuchó niños y luego una mujer abrió, su cara demostraba que había estado llorando.

La mujer madre de cuatro niños le contó a Mario que trabajaba por días limpiando casas de familia, pero que esa semana no la habían llamado. También le dijo que no tenía nada para almorzar y que sus hijos no habían desayunado. “La situación fue tan conmovedora para mí que salí a la tienda y con 10.000 pesos que tenía en la billetera compré leche, huevos, panela y pan”, cuenta Mario y luego dibuja una sonrisa.

Como la palma de la mano   

Con el tiempo una encuesta lo llevó a la otra y sin darse cuenta terminó trabajando en una profesión en la que a diario tiene que recorrer a pie las calles de una ciudad que parece no tiene límites. Hoy asegura que conoce el 99% de los barrios en Bogotá, el uno por ciento restante son los las nuevas zonas, incluso de invasiones. en la encuesta a establecimientos encontró un nuevo barrio en invasión en Ciudad Bolívar, allí ya había una iglesia montada.

En 2012 la Secretaría de Planeación estableció que la capital contaba con 5.145 barrios. En esa época también se determinó que cada año se creaban 11 barrios. Esa es una de las razones por las que Mario no puede decir que conoce el 100 % de la capital.

Bogotá tiene cerca de 45.000 manzanas y es una de las 50 ciudades más grandes y pobladas del mundo según el informe de Demographia World Urban Areas, a esa urbe se ha enfrentado este hombre tranquilo y de buenas maneras. “En 20 años he estado en muchos proyectos que me han demandado recorrer la ciudad varias veces”, dice.

A lo largo de los años de duro trabajo Mario dice que también puede reconocer las particularidades de la ciudad, por ejemplo en la localidad 18 sabe de la calle del tango, un lugar en el que ponen a bailar a los foráneos, con lo años él puede distinguir las zonas peligrosas de la capital.

También conoce los mejores lugares para tomar café, puede recomendar bares de salsa que ha visitado por el gusto que le genera esta clase de música, Por ejemplo Sandunguera en Chapinero. En los 20 años de trabajo aprendió a reconocer los menores sitios para comprar prendas de vestir, almorzar sabroso y con bajo presupuesto.

Esta es la historia de Mario, un hombre que por el azar terminó trabajando en una de las profesiones más difíciles pero a la vez más enriquecedoras como lo es la profesión de encuestador.

ES/SSO