Escudo de la República de Colombia

Galerías: una zona creada para la navidad

En Bogotá existe una zona en la que la navidad se vive con toda intensidad. Se trata de la calle 53 entre carreras 14  y 24 y calles aledañas en el sector conocido como Galerías. Desde finales de 1970 en esta zona se desarrolló la industria dedicada a la venta de adornos y artículos de navidad para todos los gustos y presupuestos. Un negocio que tiene su mayor auge en los meses de octubre, noviembre y diciembre, pero cuyos artículos se pueden conseguir el resto del año.

Se calcula que en esta zona en la que los colores verde y rojo sobresalen, existen no menos de 120 establecimientos comerciales dedicados a la decoración navideña, un lugar que es visitado por clientes exigentes incluso coleccionistas provenientes de todas partes de Bogotá y el país.

La historia de este tipo de aglomeración inició en 1977 cuando la familia López, hoy dueños del almacén Monasterio, instaló el primer punto de venta. Fue Alfonso López y su hermano Manuel los que impulsaron a Lia Lozano, una exsecretaria del cura Camilo Torres, para que se animara y montara un negocio similar.

Sin dudarlo, la señora Lía dio las primeras puntadas de lo que hoy se conoce como ArteLia, uno de los almacenes más tradicionales y reconocidos por la calidad de sus productos y se inició la historia de una aglomeración dedicada a la industria navideña.

Le puede interesar: Mario: el hombre que conoce el 99 % de los barrios en Bogotá

“Esta es una calle única que trabaja con 100 artesanos, comerciantes, y que exhibe e importa los productos de floristería con énfasis en lo navideño, esto es sui generis en ninguna otra parte del mundo se ve”, dijo el gerente de ArteLia, Paolo Pantoja, a los encuestadores del Centro de Investigaciones para el Desarrollo de la Universidad Nacional que adelanta la Encuesta a Establecimientos Económicos.

Puede leer:  Así nació la “Zona L” o de las lechonerías en Bogotá

Auge navideño

Con el paso de los años la zona se consolidó con el ingreso de nuevos almacenes y otros creados por los hijos de los fundadores y algunos empleados que conocían a los clientes y los proveedores.

Para otro de los fundadores el señor Israel Cárdenas, no hay duda de que el éxito de este tipo de negocio se debe a que “son bendecidos, sagrados por los artículos que se venden”.

A partir del 2005, el negoció dio otro giro gracias al desarrollo de la industria de la guirnalda y los pesebres. Ahora los almacenes trabajan de la mano con artesanos capaces de llevar al mínimo detalle las expresiones de los rostros de las figuras para los pesebres.

A la par, en este mismo periodo en el país surgieron fábricas de árboles navideños que jalonaron la venta en la industria navideña. Los clientes ahora contaban con una garantía ya que podían conseguir las piezas extraviadas o dañadas de los árboles y no era necesario botarlos.

Le puede interesar: Jeans de marihuana se exportan a EE.UU. desde el centro de Bogotá

Hoy por hoy esos cambios en el negocio obligaron a que las importaciones de artículos navideños disminuyeran el 30 %.

La navidad no para

La industria navideña no para. Ahora en esta zona le apuntan al diseño como forma de potenciar este negocio. A diferencia de las grandes superficies, los productos que se consiguen son exclusivos y el nivel de detalle es alto, incluidos los pesebres de la virgen del Manto que son los más apetecidos en Colombia.

“El diseño es el diferencial, mientras que las grandes superficies los productos navideños hacen parte de una línea adicional de venta, nosotros tenemos una escuela, un talento humano enfocado a un público de la navidad”, resaltó Pantoja.

Otra de las características de esta zona es la variedad en los productos lo que implica diferencia en los precios. En los establecimientos económicos los pesebres se pueden conseguir desde 20.000 pesos hasta alcanzar sumas de cinco millones de pesos, esto debido al tamaño y detalle en su elaboración.

Luego de 40 años de trabajo y de consolidar una zona, los propietarios y administradores de la industria navideña reconocen que la producción y venta ha disminuido por la recesión que atraviesa del país. Por eso esperan que el próximo año, como muchos colombianos, sea próspero y se pueda mantener un modelo de negocio que trae alegría tal como ha ocurrido a lo largo de su historia.

ES/SSO