Escudo de la República de Colombia

La Calera: el pueblo que no tiene límite para la aventura

La Calera es uno de los tres municipios más cercanos a Bogotá. Tan solo 16 kilómetros la separan de la capital que cuenta con nueve millones de habitantes, una cifra que los calerunos quieren aprovechar para potenciar el turismo natural y de aventura.

A los bogotanos no les hace falta viajar muchos kilómetros para disfrutar de un paisaje rural ligado a la agricultura de hortalizas, uchuva y variedades de papa criolla. Lo que muchos desconocen es que en La Calera se puede practicar turismo de aventura que va desde las tradicionales cabalgatas, el senderismo o el avistamiento de aves, hasta el ciclomotañismo, cuatrimoto, 4 x 4, escalada en roca natural, rápel y parapente.

Este último deporte es una de las actividades que más ha tomado fuerza en este pueblo de poco más de 27.000 habitantes. Allí las condiciones son inmejorables, Buenos vientos, montañas altas que cuentan con lo que los parapentistas llaman despegaderos. Una zona en la cual no hay sobrevuelo de aviones o cualquier otro tipo de aeronaves.

Puede leer: Entrevista: Darwin Gualdron quiere internacionalizar la lechona

Sueño de volar

Bordeando la montaña conocida como Antenas, los parapentistas sobrevuelan cerca al embalse de San Rafael, la zona rural del municipio de La Calera. El aterrizaje se realiza en las fincas.

“El parapente es el sueño de volar hecho realidad, es lo más parecido al vuelo de un pájaro (…) es tener la tercera dimensión”, señaló el instructor Miguel Sánchez a un periodista del Centro de Investigaciones de la Universidad Nacional que adelantó en este municipio la Encuesta a Establecimientos Económicos.

Este deporte de aventura al igual que otros, se puede practicar con una preparación rápida y es muy seguro confirma Miguel quien es hijo de uno de los fundadores de esta actividad en La Calera. Él y sus colegas esperan contar con el apoyo de la Alcaldía municipal para ampliar la práctica.

Le puede interesar: La Candelaria, hito de la joyería en Bogotá

La aventura de visitar La Calera

En el plan de desarrollo de la actual administración quedó ha plasmado que La Calera es un destino turístico. Desde la Alcaldía han querido aprovechar la cercanía con Bogotá para potenciar esta forma de ingreso. “Tenemos más de nueve millones de personas pendientes de que pueden hacer un fin de semana”, dijo la secretaria de Turismo de La Calera, Martha Gaitán.

Según cálculos de la administración municipal, cada fin de semana ingresan a este pueblo cerca de 1.500 personas, un número bajo, pero que la administración espera aumentar en los próximos años. Para ello ya existen caminatas como la que lleva a las Siete Cascadas, El Oso, Sendero del Mohán o La Peña de Tunjaque que está ubicada a 3.664 metros de altura.

Dentro de este municipio está el parque Natural Nacional Chingaza. También existe oferta de turismo histórico con la recién remodelada capilla colonial Nuestra Señora del Rosario o los pictogramas Muiscas.

Nuevo proyecto

En La Calera Incluso está listo el proyecto para habilitar el embalse de San Rafael en el que se espera que la administración de Bogotá construya un cable aéreo que transportaría a los bogotanos desde la localidad de Usaquén. En el proyecto los visitantes podrán disfrutar de este espejo de agua, restaurantes y caminatas con guías turísticos.

Por ahora, la vista está puesta en fortalecer el turismo natural y de aventura y para ello la administración quiere “fortalecer las asociaciones y prestadores del servicios turísticos. “La formalidad es importante para poder crecer como empresa en la prestación de su servicio”, recalcó la secretaria de Turismo.

Hospedajes rurales, comida típica de la región en la que está incluida las tradicionales arepas de queso, además de la venta de frutas y verduras orgánicas hacen parte de los atractivos de un pueblo hecho para la aventura.

ES/SSO