Escudo de la República de Colombia

Agricultores de Oaxaca: su éxito se mide más allá de lo monetario

La mayoría de las investigaciones sobre mercado, desempeño organizacional y producción se enfocan en las medianas y grandes empresas, pero pocas se realizan en un contexto de sistemas de subsistencia. Maribel Herrera Ruiz, estudiante de la Maestría en Ciencias en Conservación y Aprovechamiento de Recursos Naturales del Instituto Politécnico Nacional de México y quien realiza su estancia académica en el primer semestre de 2017 en la Facultad de Ciencias Económicas, mostró en el Seminario CID las posibilidades de abordar estos estudios desde otros enfoques.

Bogotá D.C., 02 de mayo de 2017 (Comunicaciones FCE – CID). En la mentalidad occidental el éxito, por lo general, se mide según el desempeño económico o el reconocimiento social que se alcance: lograr un ascenso laboral, tener mayores ganancias o tener notoriedad por un determinado logro. Lo mismo ocurre en el ámbito empresarial. Pero el éxito, en algunas comunidades, es percibido de una forma muy distinta, como lo mostró la mexicana Maribel Herrera Ruiz en el Seminario CID La orientación al mercado y el desempeño de agricultores indígenas de Oaxaca México, midiendo los efectos de la innovación y las prácticas ambientales.

“El objetivo de mi investigación fue buscar alternativas para mejor las condiciones de vida de pobladores de dos comunidades indígenas agricultoras del Estado de Oaxaca: los zapotecas y los mixes, que en la mayoría de los casos cultivan manzanas, duraznos y peras. Para relacionarme con ellos tuve que acudir a un traductor. Lo que más me sorprendió de ellos fue que más allá de lo económico, las ganancias o la cantidad de ventas de sus productos, su mayor satisfacción en la vida está relacionada con realizar bien su trabajo, cuidar los árboles, obtener cosechas y estar con la familia”, explicó Herrera Ruiz, estudiante de la Maestría en Ciencias en Conservación y Aprovechamiento de Recursos Naturales del Instituto Politécnico Nacional de México y quien realiza una estancia académica en la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad Nacional de Colombia, como parte de la red de investigadores del Grupo INTERGES.

En la investigación, la joven mexicana pudo obtener algunas conclusiones preliminares de las condiciones socioeconómicas de estos grupos de agricultores. Por ejemplo, que el 46 % recibió apoyo (ya sea económico, en especies o capacitaciones) por parte de autoridades gubernamentales, instituciones o personas externas; mientras que el 54 % aseguró que nunca lo ha recibido.

Además, que el 39 % de los negocios de los entrevistados tiene una antigüedad entre uno y 10 años; el 22 %, entre 11 y 20 años; el 9 %, entre 21 y 30 años; el 7 %, entre 31 y 40 años; el 11 %, entre 41 y 50 años, y el 12 % dijo que el suyo tenía más de 50 años. La longevidad de muchos de estos negocios se debe a que las nuevas generaciones los heredaron de sus padres o abuelos. Estableció, asimismo, que el 88 % de los negocios son familiares; es decir que los parientes en primer grado participan en las actividades de producción y comercialización; pese a que el 12 % dijo que trabajaba solo en el negocio, de todas formas otros seres queridos apoyaba de vez en cuando.

Estos datos, además de mostrar las dimensiones económicas de los agricultores, le ayudaron a Maribel a entender las lógicas de apropiación de los negocios por parte de los pobladores. Estableció, por ejemplo, que la razón de ser del trabajo en estas comunidades no se centra en lograr un buen desempeño financiero de sus cultivos, sino más en una realización personal, que consiste en armonizar sus prácticas de comercialización y desempeño con la satisfacción personal en lo que se hace y con el cuidado del entorno. Para ellos, en esto último radica el éxito.

La investigación se encuentra en desarrollo, quedando pendiente el análisis de conclusiones relacionadas con la orientación al mercado, la innovación y el desempeño de las unidades agrícolas estudiadas, actualmente en fase de validación de resultados.

Esta clase de estudios se hacen vitales, según la invitada internacional, para entender las lógicas de mercado en estos grupos humanos y así poder llevar estrategias localizadas contra la pobreza en regiones vulnerables como Oaxaca, que con cuatro millones de habitantes está entre los estados más pobres de México. Por tanto, la invitación de la estudiante fue a explorar otras clases de estudios económicos e ir más allá de las investigaciones centradas en las grandes organizaciones.

Para ver la video columna y la grabación completa del Seminario CID, siga el enlace: