Escudo de la República de Colombia

Crisis internacionales sí afectan economías latinoamericanas

Los desajustes financieros mundiales se han convertido en uno de los principales temas de investigación dentro del entorno económico actual, debido a la aparición recurrente de momentos de inestabilidad. Al respecto, Jorge Mario Salcedo Mayorga, próximo a graduarse de magíster en Ciencias Económicas, determinó mediante el análisis de tasas de interés diarias e índices bursátiles entre los años 1993 y 2013 que existió contagio financiero proveniente de las hipotecas subprime de EE. UU. (2008) y la crisis en Europa (2011) para cuatro países latinoamericanos con condiciones similares y miembros del Mercado Latinoamericano MILA (Colombia, Perú, Chile y México).

Bogotá D.C., 25 de agosto de 2017 (Comunicaciones FCE – CID). En la actualidad, el grado de integración de los mercados en el contexto internacional es tan alto, que se puede hablar de un concepto de globalización financiera, donde existe un mercado internacional que permite a los agentes e instituciones de diversos países encontrar alternativas de inversión con distintos niveles de rendimientos. Sin embargo, la alta relación entre las variables económicas y el comportamiento de los países ha generado que, bajo situaciones de incertidumbre, se produzcan crisis financieras internacionales. La pregunta es ¿países periféricos como los de América Latina se ven realmente afectados por lo que pase en los desarrollados?

Para contestar a esta pregunta, Jorge Mario Salcedo Mayorga, graduando de la Maestría en Ciencias Económicas de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad Nacional de Colombia, decidió determinar si cuatro países de América Latina (Colombia, Chile, México y Perú) con condiciones similares a nivel social, político y económico y miembros de la Alianza Pacífico, sufrieron contagio financiero producto de la crisis hipotecaria subprime de Estados Unidos y la deuda soberana griega iniciada a finales de 2011.

“Durante mi estancia de maestría, desarrollé el proyecto Análisis del contagio financiero en América Latina, una aproximación a partir de la volatilidad en las tasas de interés y los mercados de valores (1993-2013), el cual contó con la dirección y asesoría del profesor Mario García. Dentro de la muestra, se tomaron registros diarios desde el año 2001 hasta el 2015 de los índices bursátiles para los cuatro países. Adicional, se seleccionó la inspección diaria de las tasas de interés de captación a corto plazo que contemplaba cada una de esas naciones. Esto nos permitió realizar un análisis estadístico y, a la vez, corroborar la relación que existía entre dichas economías”, manifestó Salcedo, quien en la actualidad trabaja en la Universidad de la Salle. img_5204

Antes de encontrar esas conexiones, el magíster tuvo que responder una pregunta crucial para el desarrollo de su trabajo: ¿qué son los contagios financieros? Una de las definiciones que encontró fue: “son todas aquellas perturbaciones que se presentan en una economía local, producto de turbulencias en la economía internacional o en un país en específico”.

Al respecto, menciona que el economista canadiense Paul R. Masson, en 1998, propuso tres formas de transmisión del contagio financiero. La primera hace alusión a los efectos monzónicos, relacionados con aquella transmisión que se da a través de los fundamentales de la economía. “¿Qué quiere decir eso?, un claro ejemplo se da cuando existe un incremento o reducción en las tasas de interés en los Estados Unidos, lo cual provoca una fluctuación en la tasa de cambio de los países que tienen vínculos comerciales o relación con este”, explica Jorge Mario.

La segunda característica se relaciona con un efecto de derrame o spillover. Esto significa que los países que tienen fuertes vínculos, económicos ante todo, pueden transmitir fluctuaciones, producto de crisis internas a las variables de sus socios comerciales. Una tercera característica, añade, es el contagio puro, o lo que se conoce como contagio psicológico, el cual se da cuando territorios con características políticas o sociales similares observan continuamente a aquellas naciones que tienen vínculos o relaciones semejantes en el momento que se da un proceso de contagio financiero o volatilidad dentro del mercado local; por lo general, estos optan por retirar sus inversiones, lo que genera una inestabilidad dentro de la economía en particular.

En primera instancia, utilizando la metodología GJR-GARCH, Jorge Mario estimó los modelos univariados para las tasas de interés a corto plazo en los cuatro países. Los resultados obtenidos de los niveles de volatilidad muestran que para todas las tasas de interés latinoamericanas se generó un aumento en la varianza condicional correspondiente al periodo de la crisis Subprime; sin embargo, se observó un caso particular para Colombia, dado que la volatilidad en el comportamiento de la tasa de interés se inició desde el 2006, producto de la incertidumbre generada por el posible aumento de las tasas de interés de los Estados Unidos y Europa, mientras que los otros tres países mostraron incrementos solo cuando se recibió la noticia de la quiebra de Lehman Brothers, el 15 de septiembre del 2008.

Para el caso de los índices bursátiles para Latinoamérica, se observó un incremento en la volatilidad para todas las series respecto al periodo que comprende la crisis subprime; se observa que son más sensibles a aumentos de turbulencia antes que los impactos en tasas de interés. Del mismo modo, Salcedo determinó que todos los índices latinoamericanos presentaron un aumento en la volatilidad con relación a la crisis generada por la incertidumbre en Europa, respecto a la deuda griega y el posterior anuncio del Primer Ministro griego George Papandreou, el 31 de octubre de 2011, donde se buscó someter a referéndum las políticas propuestas por la Comisión Europea para que Grecia recibiera ayuda internacional correspondiente al segundo rescate.

Por último, mediante el uso de la metodología multivariada DCC – MGARCH se estimó las correlaciones condicionales dinámicas entre los índices bursátiles de los cuatro países latinoamericanos y el índice S&P500 de los Estados Unidos, a fin de determinar si existió contagio financiero respecto a la crisis subprime y la europea. Los resultados encontrados permiten concluir que existió un aumento de la correlación dinámica de las series entre el periodo precrisis (3 de julio de 2001 hasta el 14 de septiembre de 2008) y el periodo en que se desató el problema hipotecaria, luego de la quiebra de Lehman Brothers (15 de septiembre de 2008 y el 31 de diciembre de 2009). Del mismo modo, los resultados brindan evidencia de un aumento significativo en la correlación entre las series, para el momento en que se anunció la decisión del Primer Ministro griego de someter a votación el segundo rescate por parte de la Troika, lo cual permitió determinar que existió contagio financiero en los cuatro países latinoamericanos.

“Es importante precisar que la investigación tiene múltiples campos para ser extendida, no solo en la ampliación de países, sino en la inclusión de variables que nos permitan entender el comportamiento de la economía a nivel local, internacional y en el entorno financiero”, concluyó Jorge Mario Salcedo.

  • Vea la video columna con Jorge Mario Salcedo sobre los resultados de su tesis de Maestría: