Escudo de la República de Colombia

Diseñan metodología para evaluar los puertos marítimos

 

Los puertos marítimos del mundo han alcanzado una alta sofisticación en aspectos logísticos, tecnológicos y legales, entre otros. Algunos se destacan por sus dimensiones, otros por su posición geográfica y unos más por la agilidad aduanera. Luis Fernando Valenzuela, profesor de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad Nacional de Colombia se dio a la tarea de crear una metodología que permite evaluar estas instalaciones para que un país determine cómo está su desarrollo en esta materia y tomar medidas para mejorarlos.

Bogotá D.C. 12 de octubre de 2017 (Comunicaciones FCE). El éxito de la mayor parte de las grandes civilizaciones antiguas estuvo ligado, en buena medida, al desarrollo de sus puertos marítimos, los cuales permitieron conquistar nuevas tierras y mercados. En la actualidad, la situación no es muy distinta: Estados Unidos, Europa, el Sudeste Asiático y sobre todo China lideran los escalafones mundiales de las instalaciones portuarias más modernas del mundo, que son precisamente las regiones con mayor prosperidad económica.

Esa relación entre puertos y desarrollo llamó la atención del profesor Luis Fernando Valenzuela Jiménez, de la Escuela de Administración y Contaduría Pública de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad Nacional de Colombia. En su estancia académica en Valencia (España), como parte de su año sabático, él quiso responder varias preguntas: ¿cómo establecer cuál es el mejor puerto marítimo del mundo?, ¿qué criterios se deberían tener en cuenta?, ¿qué lo hace un puerto de clase mundial? y ¿cómo está Colombia en el tema?profesor-luis-fernando-valenzuela

Si bien, aclaró el docente, el Banco Mundial todos los años publica un listado con los puertos para clasificarlos según determinadas cifras (tamaño de los barcos, capacidad de carga, cantidad de grúas y volúmenes de las bodegas, etc.), aún faltaba tener en cuenta otros atributos no necesariamente numéricos. Por eso, parte de su trabajo se centró en diseñar una metodología de evaluación integral con datos cualitativos y cuantitativos. Al final, estableció ocho criterios con los cuales ahora se puede valorar, lo más objetivo posible, la calidad de un puerto marítimo.

“Esa selección no fue arbitraria, sino el resultado de todo un proceso de validación académica en la que se hicieron encuestas a expertos en el tema de varias partes del globo, una extensa revisión bibliográfica y se utilizó la Escala de Thomas Saaty, un reconocido matemático estadounidense que inventó una fórmula de evaluación multicriterio, que consiste en comparar cada uno de los ítems con los demás considerados y descartar según sus características; el que más puntaje obtenga es el de mayor importancia”, explicó el docente.

Añadió que un ejemplo clásico para entender la Escala de Saaty es la elección de la bebida que mejor se ajusta para acompañar una cena: ¿vino?, ¿agua?, ¿gaseosa? o ¿café? Aquí se tendría que analizar las ventajas y desventajas de cada bebida frente a las otras, jerarquizarlas desde la más beneficiosa a la menos, con datos razonables (cuál tiene más azúcar, cuál más alcohol, cuál mejor sabor, etc.). El paso siguiente sería convertir esas evaluaciones en valores numéricos o prioridades, con el fin de hacer conmensurables los datos (no es lo mismo comparar una copa de vino con un vaso de agua) para al final tener un resultado consistente.

Fue así que el profesor Valenzuela pudo realizar estimables datos tan diversos como la agilidad aduanera con la infraestructura portuaria. Luego de este tamizaje logró llegar a los ocho criterios centrales de evaluación de su propuesta:

  1. Ubicación geográfica y condiciones socioeconómicas. Si bien, el lugar donde esté ubicado el puerto supone un factor clave para su éxito, no siempre es así, puesto que pueden influir más las condiciones socioeconómicas de la región en donde se ubique. Por ejemplo, según el Banco Mundial, Colombia está entre los países con mejor posición geográfica del mundo, pero sus instalaciones portuarias no figuran entre los más importantes por la realidad interna.cuadro-comparativo-puertos
  1. Obras civiles en mar y tierra. Es primordial que exista una adecuada infraestructura relacionada con la entrada y salida de los barcos, como son diques y exclusas que protejan de los embates de las olas; además, dársenas y muelles para el parqueo de los buques y sistemas de señalización, etc.
  1. Servicios de practicaje y relacionados. Cada puerto debe tener personas expertas en maniobras náuticas que permitan el adecuado arribo y despacho de las naves. El profesor Valenzuela explica que a estos profesionales se les llama prácticos, que son quienes conocen perfectamente las condiciones del lugar y permiten guiar y asesorar a los capitanes.
  1. Equipos de movilización y manejo de mercancías. Por ejemplo, las diversos tipos de grúas para la ubicación de los contenedores tanto en tierra como dentro de los barcos. Los almacenes, las rampas y demás servicios relacionados.
  1. Legalización de los servicios y administración comercial. Entre más fácil y eficiente sea el pago de derechos aduaneros, será más factible que lleguen las embarcaciones.
  1. Sistemas electrónicos de datos. Las instalaciones son más eficientes entre más controladas estén las variables portuarias tecnológicamente: desde el peso de los contenedores hasta la ubicación ideal del contenedor dentro del barco, entre otros.
  1. Calidad de la legislación portuaria. Que los diversos regímenes del puerto (presupuestario, laboral, contable, tributario, patrimonial y de recursos humanos, etc.) faciliten el uso de las instalaciones.
  1. Resolución de conflictos y reclamos. Aunque un puerto esté muy bien organizado siempre pueden surgir conflictos; por ejemplo, los ambientales. Tener un sistema que atienda eficientemente este tipo de problemas es clave para no afectar las operaciones.

Para aplicar los anteriores criterios, el académico tomó cinco puertos del mundo, muy distintos entre sí, para determinar cómo se posicionaban según su metodología: Shanghái (China), Rotterdam (Países Bajos), Leam Chabang (Tailandia), Valencia (España) y Cartagena de Indias (Colombia). Pudo determinar, por ejemplo:

  • Por ubicación geográfica y condiciones socioeconómicas: el mejor posicionado es el de Shanghái (0,479) y el peor es el de Cartagena (0,08).
  • Por legalización de los servicios y administración comercial: el mejor es el de Rotterdam (0,335) y en último lugar está el de Cartagena (0,054).

El profesor Luis Fernando Valenzuela señaló que la metodología con la cual definió los ocho criterios puede ser utilizada para resolver otros problemas de valoración. Por otro lado, invitó a los estudiantes de la Facultad a seguir investigando en temas relacionados con las instalaciones marítimas, debido a que tanto en Colombia como en América Latina son muy pocos los estudios sobre esta área, que él considera clave para entender el desarrollo de los países.

  • Vea el Seminario CID del pasado 28 de agosto a cargo del profesor Luis Fernando Valenzuela:

  • Vea la video columna con el profesor Luis Fernando Valenzuela sobre el Seminario CID del pasado 28 de agosto: