Escudo de la República de Colombia

Noche Herida, documental de egresado FCE, en Cine Colombia

Cuando Nicolás Rincón Gille se graduó como economista de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad Nacional de Colombia, en 1997, era un apasionado del cine, pero nunca pensó en desarrollar una carrera en este mundo. “Lo veía imposible”, asegura, pero lo fue. Este 30 de marzo, en teatros de Cine Colombia, presentará su más reciente creación, Noche Herida, un documental resultado de la sensibilidad social y sentido crítico adquirido en su alma mater. Él será el invitado especial al próximo Seminario CID, del lunes 3 de abril.

Bogotá D.C., 30 de marzo de 2017 (Comunicaciones FCE – CID). A mediados de la década de los noventa, Nicolás Rincón Gille dedicaba los tiempos libres entre clases para su pasatiempo preferido: ir a cine. En las aulas, la economía política era su gran motivación intelectual. Cuando se graduó de economista de la Universidad Nacional de Colombia, en 1997, todo indicaba que su vida transcurriría en la academia y que sus posiciones críticas irían por un camino muy distinto al de la economía ortodoxa. No obstante, su rumbo cambió en cinco minutos gracias a un viaje al suroccidente del país y al encontrar a la persona indicada.

“Apenas terminé mis estudios en la Facultad de Ciencias Económicas comencé a ejercer la profesión. Como me gustaba mucho la economía política, asistí a un Congreso Indígena en el Cauca para aproximarme al tema, pero al llegar era incapaz de relacionarme con los pobladores, pues no sabía cómo interactuar con ellos. En el sitio me llamó la atención una señora, llamada Marta, que sí lograba acercarse y tratarlos con mucha cercanía y hasta cariño. Ella me pidió el favor de hacer cámara, mientras llegaba su camarógrafo, y acepté. Le pregunté qué era lo que estaba haciendo, y me contestó: cine”, relata el egresado.

Él preguntó: ¿cine, con solo dos personas? Entonces, Marta le dio varios ejemplos de películas que fueron realizadas con pequeños equipos de producción y que eran bastante conocidas y de alta calidad. De inmediato, algo que parecía un sueño para Nicolás se volvió una posibilidad real: ser cineasta.

La señora que le cambio su vida profesional era nada menos que Marta Rodríguez, una de las más reconocidas documentalistas del país, quien entre los años sesenta y setenta realizó el premiado documental Chircales, producido junto a su esposo, Jorge Silva. El día que la conoció, Nicolás no tenía idea que estaba en frente de uno de los íconos del cine nacional; sin embargo, fue tal el impacto de ese pequeño encuentro, que decidió empacar maletas e irse a Bruselas (Bélgica) a estudiar Dirección de Fotografía.

“Descubrí que era posible hacer cine con mis propios códigos y sin grandes presupuestos. Además, encontré conexiones claras con la economía, pues por un lado está la teoría tradicional, que todo el mundo estudia y repite, pero hay otra que es la heterodoxa, que explora otras miradas. Algo similar ocurre con las películas, pues las grandes producciones tienen códigos que todos conocen y por eso son populares, pero no son las más profundas; mientras el cine de periferia tiene otras lógicas”, indica el cineasta.

Esa formación económica de se ve reflejada, de una u otra forma, en su producción fílmica, en específico en su trilogía Campo Hablado. Aquí, Rincón explora la tradición oral del campesino, su cultura popular y cómo esta le ayuda a sobrevivir en medio de la violencia y la migración forzada a las fronteras de las grandes ciudades.

“Este proyecto viene de mi formación de economista de cómo abordar la historia. Está compuesto por Lo escondido (2007), Los abrazos del río (2010) y Noche Herida (2015). En esta última quería saber qué pasaba con los campesinos desplazados, cómo podían reconstruir su vida en el borde de la ciudad y sin el campo alrededor. Para investigar y filmarlo fui a barrios de Ciudad Bolívar y Soacha; en uno de esos lugares conocí a Blanca, una campesina desplazada de Samaná (Caldas), que llegó a Bogotá en el 2010 con sus nietos. Ella hace de papá y mamá desde que los niños eran muy pequeños. El documental cuenta el momento en que ellos llegan a la adolescencia, y el mayor, Didier, decide abandonarla”, describe Nicolás.

El egresado de la FCE UN manifiesta que economía y cine tienen mucho más conexiones de lo que alguien podría imaginar y que fue la Facultad de Ciencias Económicas, con su sistema pedagógico, y la Universidad Nacional de Colombia, con su espíritu interdisciplinario, lo que le permitió entrelazar sus dos grandes pasiones.

Las personas interesadas en ver Noche Herida lo pueden hacer desde este 30 de marzo en las salas de Cine Colombia: Avenida Chile y Calle 100. Consulte los horarios de proyección en el siguiente enlace: www.cinecolombia.com/pelicula/bogota/noche-herida.